El contrabajo, una prolongación del cuerpo

Por Gianfranco Leli / Stefano Scodanibbio.

La práctica instrumental contemporánea procede de una investigación sobre las posibilidades sonoras del instrumento para reinventarlo a través de una técnica nueva y de una conciencia teórica de la música, entendida como materia a tratar analíticamente. En cuanto cae la barrera entre notas y ruidos, el sonido ya no aparece narcisísticamente saboreado, sino estudiado, analizado, seccionado, para luego ser recompuesto en construcciones nuevas y siempre cambiantes. La mente del compositor, estrechamente ligada a la naturaleza instrumental, se origina en la relación entre intérprete e instrumento, concretizándose en partituras algunas veces al límite de la ejecución y en las que el virtuosismo del intérprete no se entiende como una ostentación de habilidad, como una superación debatida con el obstáculo, sino como una tensión al límite, como un acrecentamiento, un forzar las facultades humanas, reencontrando en una perspectiva renovada, el sentido del medio, su verdadero origen, el concepto de “virtud”. Esto significa que la unión entre intérprete y compositor nos conduce a los orígenes del virtuosismo. Todo aquel que participa en la producción musical contemporánea, adquiere no sólo una experiencia instrumental, sino además un oficio como compositor. En este sentido, el instrumento constituye un fragmento del lenguaje: participa de una gramática, de una sintáxis y está condicionado históricamente, aunque puede evolucionar.

En este ámbito, el contrabajo -instrumento incómodo y molesto para tocarse, con una sonoridad árida, ronca, de ningún modo ágil- se presenta como el instrumento de los más vastos recursos sonoros y virtuosísticos, propio para la especificidad de sus connotaciones negativas. Dotada de un amplio cuerpo armónico, su estructura constituye una gran superficie de resonancia a cuestionarse desde el interior, a través de una técnica nueva y subjetivizada para extraer de él las voces, los sonidos, el carácter, las sensaciones que, como patrimonio específico, conserva.

El contrabajo es un todo sonoro con infinitas posibilidades de registro -del más grave al más agudo, concluyendo con los infinitesimales polvos mágicos de los armónicos- sobre el cual es posible intervenir en cada una de sus partes y con los medios más heterogéneos de las cerdas del leño, de la tastiera al puente, con el arco, la baqueta de los timbales, las manos.Sus dimensiones a la “medida del hombre”, refuerzan la relación entre el intérprete y el propio instrumento, esa relación imprescindible de amor que atrae a los cuerpos a una fusión, a una búsqueda de correspondencia cuerpo-instrumento y viceversa, de la cual se desarrolla una exploración del ademán esencial que convierte a cada acción del intérprete en un elemento coreográfico de belleza tal que cada sonido tiene su propio gesto y el gesto mismo puede substituirse por la música. De hecho, tocando el contrabajo en cada una de sus partes, la acción del intérprete debe tener en cuenta de la distancias y de las trayectorias que cada uno de sus ademanes recorre para alcanzar la fuente sonora deseada; con extrema economía de movimientos, valorizando la preparación de los ataques del sonido y la absoluta inmovilidad durante la pausa-silencio. En esta cautela del ademán, combinada al suceder sonoro, se oculta una sutil y penetrante sensualidad de indudable eficacia expresiva. Se establece de este modo un contrato fisiológico con el instrumento, una intensidad tal que el interprete parece un “hechizero”, lo que de hecho es, ya que se ha comprometido con la naturaleza del propio instrumento fusionándose con él en una rara posición de equilibrio entre fisiología y pensamiento, sonido y lenguaje. Tal unidad encanta al oyente que la presencia. En este esfuerzo, el contrabajo adquiere una sonoridad y una agilidad sorprendentes, derivadas de la movilidad y ligereza semejantes a la habilidad del intérprete. Sus recursos sonoros, rastreados casi al límite del silencio, se expanden sobre su gran caja de resonancia de primordiales lejanías, desde el fondo de las vibraciones de la caverna, arrastrando una memoria de los gestos, del comportamiento dramático y ritual que constituyen el fruto de una extrema concentración de gran valor creativo.

JOKE de Stefano Scodanibbio.

“JOKE”, de Stefano Scodanibbio.

El uso insólito que puede dársele, la preciosa y esencial búsqueda de los gestos que sugiere, la enorme gama sonora que permite, hacen del contrabajo un instrumento coreográfico. Su presencia escénica captura, fascina, exige una atención sin límites para percibir el sonido más fiel. para captar el ademán más pequeño. La afectuosa relación que se establece entre el intérprete y el instrumento, emana signos y sensaciones en lo que es posible entrever artificios sensuales, gestos, tonos, sustancias, luces y distancias en una fusión de sonido y teatro de carácter profundamente mítico. Lo que actualmente se denomina “teatro instrumental”, encuentra en el contrabajo su forma más acabada, su aspecto más exaltado. La realidad sonora y su representación, sus plenitudes y oquedades, se sostienen el uno al otro en un juego de retornos de un lirismo palpitante, así como del coloquio entre intérprete e instrumento emana un sentido mágico de encantamiento que ya no se refiere al virtuosismo: el instrumento y el hombre desaparecen y se revela la música.

Traducción: Magolo CárdenasDigitalizado por 6notas.com

Publicado el marzo 7, 2015 en Apuntes, Artículos, Partituras, Videos y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Leonardo Javier Guzmán Atalah

    ♥ Ceremonial Apología Astral, Consagración Sideral, Excelso Albedrío Transpersonal, Celestial Maestro Guía, Espiritual Dios Solar, Magna Deidad Trascendental ♥ Así Sea Siempre ♥ Leo’s ♥

    Me gusta

  2. Miqi´Nahual de Julio Estrada
    Interprete Stefano Scodanibbio, Contrabajo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: